Volver a semáforo rojo sería “catastrófico” para industria restaurantera: Canirac

Los representantes del sector restaurantero e inmobiliario instaron a las autoridades federales y locales a evitar un nuevo cierre de las actividades económicas ante el incremento de la pandemia del Covid-19, ya que “sería catastrófico con efecto dominó” a diferencia de la primera ocasión en marzo, “ahora nos agarrarían hincados”.

Francisco Fernández, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) dijo que el cierre de actividades llevaría a un “mundo judicializado”, por los problemas que derivarían entre arrendatarios y arrendadores, al no contar con ingresos y mucho menos ahorros.

“Si llegase el cierre (con el semáforo rojo) sería catastrófico. Si se volviera a cerrar nos agarrarían hincados. Cuando esto sucedió teníamos recursos y una dinámica de ingresos, pero de un día a otro esos recursos se fueron a cero y se tuvieron que mantener los egresos, que es la fórmula perfecta para quebrar. Si esto se prolonga tres meses o cuatro meses, seguirá el cierre de establecimientos y la pérdida de empleos”, acotó.

Hasta noviembre, la industria restaurantera reportó el cierre de 90,000 negocios y la pérdida de 400,000 empleados, pero debido a los programas de apertura con afluencia al 30% les permitió un respiro.

Sin embargo, de restringir las actividades al pasar a semáforo rojo, podría hasta triplicarse el efecto negativo del sector en el 2021.

“El panorama no se ve sencillo, los apoyos financieros no se han actualizado, siguen con los esquemas de inicios de pandemia”, lamentó Fernández.

El presidente de la Canirac mencionó que el sector ha invertido fuertes cantidades de dinero y esfuerzos para evitar contagios, de hecho, agregó, no hay registro de contagios en los restaurantes del país, lo que demuestra que los protocolos son efectivos.

En conferencia de prensa virtual, el presidente de la Asociación de Desarrollo Inmobiliarios, Enrique Téllez, mencionó que durante el confinamiento se pararon las construcciones, lo que ha arrojado la pérdida de 50,000 empleos perdidos, con la caída del 20 y 25% de las inversiones, además de que muchos proyectos se pospusieron sin fecha definida.

Abundó que el cierre de oficinas fue uno de los factores que más impactó a los restaurantes, sobre todo en plazas y centros comerciales, en donde existe un número importante de empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.