Con total impunidad, un comando armado destruyó y quemó un reconocido campamento tortuguero ubicado a 15 minutos de Puerto Escondido, Oaxaca.

Con total impunidad, un comando armado destruyó y quemó un reconocido campamento tortuguero ubicado a 15 minutos de Puerto Escondido, Oaxaca. La información fue ampliamente difundida el 23 de abril de 2019, a través de distintos medios de comunicación nacionales e internacionales, ya que dos de los integrantes de la cooperativa Boca Barra fueron levantados durante el ataque.

Ignacio Santos, quien estuvo presente el día de los hechos, recordó que los sujetos que irrumpieron en el predio, prendieron fuego a la ramada y la palapa que construyeron con mucho esfuerzo.

Dijo que los compañeros Christian y Andrés, que estaban de guardia haciendo el monitoreo de las nidadas, fueron hallados horas después a cinco kilómetros de distancia con quemaduras de segundo grado en pies y manos.

La verdad a la gente le gusta vender mucho los huevos, aquí se la pasan, si nosotros dejamos este campamento van a arrasar con todo», advirtió Marciano Reyes.

Aunque como era de esperarse, la pandemia causó estragos al interior de la cooperativa, debido a que muchos de sus integrantes tuvieron que salir a buscar trabajo ante la falta de visitantes que aportaban recursos económicos para continuar con esta importante labor.

«Antes éramos 197 personas, ahorita quedamos sólo 26, que somos los que en verdad le tenemos amor a nuestro trabajo de la conservación de la tortuga», señaló Ignacio Santos.



En la actual temporada de arribadas, llevan 497 nidos recuperados en el corral de incubación, con alrededor de 40 mil tortuguitas liberadas.

«Gracias al apoyo de la malla sombra, el 99 por ciento de los huevos eclosionan, prácticamente de todos salen crías», celebró Jesús Luna.

A pesar de todos los problemas, los integrantes del campamento Tortuguero Boca Barra se van turnando noche a noche para salir a recorrer los seis kilómetros de playa de Santa María Colotepec, con el fin de rescatar las nidadas de las tortugas que regresan al lugar donde nacieron para dar vida.

En completa oscuridad, a veces a pie y otras en cuatrimoto, enfrentan una carrera interminable contra los 40 hueveros de la comunidad por el simple gusto de saber que están haciendo lo correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.