Líber Terán y la radiografía del cantante en solitario.

 

liber-terán

 

La cuarta producción en estudio de Líber Terán, “El Cantante Solitario”, me pone circunstancialmente frente a él. Cara a cara, su delgada figura y su reconocible nariz aguileña, me imponen demasiado; no es para menos, es un allegado a uno de mis grandes ídolos, David Byrne (¿De verdad les tengo que decir quien es?) quien también le ha influenciado en demasía. Líber ha sido un personaje clave dentro de la historia del último periodo de mayor creatividad y actividad de la música alternativa de nuestro país. Sus credenciales son impresionantes, resaltando la firma de su banda matter, Los de Abajo con los sellos discográficos del ya mencionado Byrne (Luaka Bop) y RealWorld, propiedad de Peter Gabriel, ahí nomás. Amistosa y cordialmente, nos recibe en un jardín ubicado en una antigua casona de la Colonia Condesa. Una vez cruzando las primeras palabras, la tensión de mi parte disminuye; el acercamiento es muy personal y familiar, como si nos conociéramos de siempre, así, qué, sin más ni más, con la misma amabilidad me dispongo a reventar con mis preguntas…

Lo primero que decidimos preguntar, fue referente al nuevo álbum.  ¿Cómo se dio?, ¿bajo qué contexto y cuál fue el proceso para hacerlo? , Ya que de primera escucha se siente muy distinto a todo lo que Líber ha hecho…”Es mi cuarta producción como solista, y la segunda con Quique  (Rangel, de Café Tacuba), como productor. Veníamos de hacer “El Errante”, que fue un disco muy diferente, porque se grabó con 18 músicos, lo que lo convirtió en un proceso muy largo, con ensayos de todos y jornadas exhaustivas en el estudio”. La manera de hablar de Líber, muestra a un hombre mucho más maduro y sencillo, experimentado, que decide privilegiar a esté nuevo trabajo con la libertad de crear desde otros sitios y experimentar.  Al respecto a eso y al nuevo material comenta. “La producción fue más orgánica, Quique y yo nos conectamos de otra manera, mejoró mucho, la relación “Artista-Productor”, evolucionó. Es decir, decidimos hacer un disco del cual no tuviera que prescindir de una banda como tal, donde el contexto de tocar con 18 personas se terminó. Todo lo redujimos a guitarras eléctricas, muy poderosas, como de rock indie de los 90; yo toqué todas las guitarras, Quique a diferencia del álbum pasado, donde sólo tocó algunos bajos, tocó los de todo el disco, e incluso se involucró armando arreglos por completo de teclado. Claro, todas las canciones son de mi autoria,yo compuse todo, pero se involucró mucho en todos los arreglos. Es un disco lleno de samplers y tecnología, donde permitimos que (para bien) los loops , la programación y las cajas de ritmos hicieran el trabajo en las canciones junto a nosotros. También incluimos mucho trabajo de guitarras acústicas; hay una guitarra de origen Griego y utilizada en los países bajos y medio oriente que se llama Buzuki, un Salterio y también la Lira para crear diferentes texturas de cuerdas”. 

Respecto a trabajar con Quique Rangel, y profundizando un poco más; demuestra que han forjado una amistad que se traduce en música. Como indica Líber: “Sí bien para este álbum no hubo un dialogo en concreto, en el aspecto de decir, “mira, vengo escuchando esto, y yo esto”, sabíamos que la conexión existe; había piezas y elementos en común que los dos sabíamos íbamos a trabajar de manera uniforme, sin buscar mucho, y dejar fluir las canciones”.  Ambos tenemos influencias diferentes, pero al final, como que sin saberlo, terminamos escuchando cosas que coincidían musicalmente en lo que cada quien desarrolló para trabajar en el disco.

Mucha gente está familiarizada con su trabajo junto a “Los de abajo”, banda seminal del rock alternativo nacional, que ha sido una de las más interesantes en la historia de nuestro país. Una banda a la que podemos definir como “Música del mundo”, que mezcla elementos de Punk, principalmente Ska, Reggae, Calypso, Dub y en general, ritmos latinos, y que lograron llamar la atención de la prensa musical especializada del mundo. Incluso, fueron el segundo grupo mexicano (primero la Maldita Vecindad) en tocar en el festival de Galstonbury, en su edición de 2002. Pero acá, con “El Cantante Solitario”, Líber permite que el escucha, se lleve una radiografía completa de quien es él en realidad, dice: “Creo que en mi carrera hay una evolución constante, desde el “Gitano Western” hasta éste álbum he intentado crear personajes, es decir, nunca dejo de ser yo, pero hago una interpretación diferente con cada disco, lo mismo pasó con “El errante”, es natural que busque llegar a puntos distintos, porque no puedo estancarme. Por ejemplo, desde un principio supe que no quería hacer un disco similar al pasado, con el cual tenía ensayos largos, por horas y liderar a una banda de 18 personas, es muy cansado, por eso, preferí hacer una fotografía del álbum y simplificarlo”. Esto llamó mi atención poderosísimamente, ya que el nuevo disco, no suena en absoluto a nada del trabajo previo de Líber. A primera escucha, se nota que trabajó desde una raíz serena y bailable  a la vez. “Yo quería hacer un disco bailable, lo único que le había comentado a Quique era que tenía en mente sonar como por ejemplo “Boys & Girls” de Blur, ¡que es más bien Brit Pop, pero tiene la esencia de baile!, fue el único referente que tuvimos y eso me gusta. Por otro lado, he sido admirador de Devo desde chavito, hay algo ahí implícito de ellos en el álbum, es algo que nunca le dije a Quique, pero los admiro, porque han sido punks y evolucionaron, a un estilo New Wave bien interesante. Para mi es la mejor referencia del rock bailable. También hay una fuerte influencia de David Byrne de los Talking Heads, su música siempre ha sido un referente para mí, es tener una base de New Wave”. El disco cuenta con una fina producción y selección de canciones que también rememora momentos tranquilos de grupos como Spandau Ballet y Men Whitout hats, por ejemplo.

Líber está más allá del bien y el mal. Recientemente cumplió 41 años, disfruta la paternidad y la normalidad de su hogar…“Acabo de entrar a la cuarta década de mi vida, recientemente empecé en esto de la paternidad, tengo dos hijos chiquitos, uno de 4 y otro de 2, estoy más estable con mi esposa, echando lazos más fuertes con mis niños y siendo responsable. Ya no soy el mismo chavito veinteañero que andaba de gira (¡y qué giras!), aunque sigo desenado viajar y conocer, quiero seguir sorprendiéndome, tengo ese frenesí juvenil de ¡seguir en la carretera!, como dirían por ahí, y darme tiempo para hacerlo pero ya todo es más relajado, más personal”. Es una época difícil económicamente hablando (para todos, absolutamente todos) y la industria discográfica está en crisis desde hace años, primero la piratería, causo fuertes estragos en su modus operando, hoy en día, aunque es un fuerte aliado, las nuevas generaciones parecen estar más interesadas en los formatos digitales, dejando casi sin posibilidades de continuar a un negocio de por sí fuertemente lastimado. Es un riesgo lanzar un álbum así, en estos días y bajo condiciones un tanto inciertas, a lo que El Cantante Solitario responde: “¿¡La industria!?, ppfff, es momento difícil, ¡claro!, pero fácil por otro. Difícil es porque es complicado vender tú música y ganar dinero. ¿No?, antes para el músico, la venta de los discos se convertía en un soporte muy importante, ya que si no tocabas en vivo, se vendía el disco, y era una herramienta muy importante de comercialización y mercadotecnia que por mucho tiempo ayudó. Por ejemplo en los 60, los Beatles dejaron de tocar a mitad de su carrera y se convirtieron en una corporación y los mantuvo. Hoy en día dejas de tocar, y te vas para bajo, entonces pues sí puedes mantenerte sin tocar, pero tu exposición es menor y estás menos vigente. Entonces yo creo que es un reto más fuerte, porque claro, si quieres estar como activo, no debes de dejar de tocar en vivo, y la parte sana de esto, es que finalmente el disco tiene su lugar como es, que es una creación en estudio, una creación conceptual y una fotografía musical, pero no lo es todo y también musicalmente tienes que interpretar un disco en vivo más que nunca; y también la manera positiva de todo esto, es que te conviene más la independencia. Antes podías valerte mucho en que “papá disquera grande” te va a cobijar, te va a dar anticipos, dinero, te va a resolver las cosas, o te va a poner en los medios importantes o me va a hacer famoso, ahora las redes sociales y toda la tecnología, pues sí, te hace valido, es más difícil llegar al “mainstream”, pero por otro lado tienes la posibilidad de mantener tu patrimonio, como tuyo y de dar pasos más firmes, es más necesario ser independiente”.

Así bien, transcurridos algunos minutos, tuvimos que dejar ir a Líber, una importante prueba de sonido le aguardaba, no podíamos robar más de su valioso tiempo, pero respondió una última pregunta, la obligada de la revista Vicio.

Líber, con toda honestidad, ¿cuál es tu VICIO?. “Yo creo que escuchar discos, sí, los discos. Antes me gustaba mucho el vinil, y me sigue gustando, pero no es muy práctico y luego tengo poco tiempo, pero donde los pongo más ahorita, es en el carro con mi celular conectado al estéreo; en realidad me gustan todos los formatos, pero en sí, mi vicio pues son los discos y el café…de hecho, ahorita voy a pasar por uno.

Líber Terán se presenta este viernes 5 de junio en punto de las 20:00 hrs. En el Centro Cultural de España, ubicado en República de Guatemala # 18, Centro Histórico, la entrada es libre.

 

Por: Joel Rodríguez Díaz.

@joydrummer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.