#EntrevistaExclusiva Jhon Jairo Velásquez Vásquez: Sobreviviendo a sí mismo.

botellita

Quien no conoce a Dios con cualquier santo se hinca, así reza el popular dicho mexicano, sin embargo, para el colombiano Jhon Jairo Velásquez Vásquez de 53 años de edad, esto no es verdad.

Hablar con Popeye, como se le conoce a Velásquez, es una suerte de contradicciones para quien lo escucha. Se le odia o se le intenta comprender aún sin saber, con profundidad, los recovecos de su alma.

A los 17 años encontró la divinidad que le cambiaría la vida: se unió a las filas de Pablo Emilio Escobar Gaviria, el mayor narcotraficante que ha dado Colombia y que a partir de su presencia delictiva, el rumbo del narcotráfico en el mundo tuvo su punto de partida.

Fue después de asistir a la Escuela Policial que Popeye decidió abandonar la academia y acercarse a lo que más le gusta: la adrenalina. Ésta sólo podía inyectársela siendo parte del cartel más grande y poderoso de Colombia.

Frente a sus recuerdos, Velásquez asegura que fue la corrupción que vio dentro de la policía lo que terminó de convencerlo para convertirse en órgano fundamental en las entrañas del famoso narcotráfico de aquél país.

Popeye recuerda mucho. Revive sus memorias con la misma exaltación que la primera vez. Sus ojos se alumbran cada vez que menciona a quien consideró un padre, un amigo, un cómplice. Pareciera que en algún lugar de su historia perdió un trozo de su identidad y se limitó a servir al capo de capos.

Continua leyendo esta interesante charla realizada por Mariana López Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.