ENTREVISTA con The Chamanas: Conexión entre culturas

Por Ixtlixochitl López y Mirna Calzada 

Fotos Rubén Márquez 

The Chamanas es una banda que reivindica el sonido fronterizo. Ser originarios de Ciudad Juárez (Chihuahua) y El paso (Texas) los dotó de una habilidad para viajar entre culturas, con su música son capaces de derribar cualquier obstáculo y hacerlo fluir en el viento junto con todos los ecos del desierto.

La banda integrada por Manuel Calderón, Héctor Carreón, Alejandro Bustillos y Paulina Reza comenzó a hacerse visible después de lanzar el cover en español de “Purple Yellow Red & Blue” que hicieron a petición de Portugal The Man. La idea surgió tras una llamada que realizaron con la banda estadunidense, quien les comentó que buscaban una banda mexicana para hacer una canción suya, ellos no lo dudaron ni un segundo y les mandaron esta joya.

Para entonces, The Chamanas estaba en la grabación de Once Once, su álbum debut, sin más expectativas que terminar el disco y divertirse. Sin embargo, después de obtener el respaldo de Portugal The man supieron que otras oportunidades llegarían, que tendrían que tomarlas, vivir el momento y disfrutar de la música. Para ellos esta experiencia fue como una invitación que decía: “Nosotros somos de las grandes ligas y te estamos invitando a que lo intentes”

Desde casi cuatro años Héctor y Manuel trabajan en un estudio de grabación llamado Sonic Ranch en El paso, Texas. En sus ratos libres se ponían a maquetear canciones junto con otros artistas que pasaban por ahí, mexicanos y de otras partes de Estados Unidos, con ellos empezaron a practicar en el estudio, a producir y componer. Cada uno de los artistas que pasaba tenía su propio estilo y ellos se quedaron ahí para experimentarlos todos, desde secuencias rancheras, de huapango, alternativas, rockeras. Mezclaron las preferencias de cada uno y entraron a grabar en el estudio, nunca imaginaron a donde llegaría el proyecto.

Cada uno de sus integrantes ha ido asimilando el éxito de a poco, para Alejandro Bustillos este se presentó por primera vez en el Plaza Condesa cuando Vetusta Morla los invito como Teloneros. Aunque ya habían tenido presentaciones en El Paso, nunca se habían presentado ante más de mil personas. Además, esa vez compartieron escenario con Enrique Bunbury, lo que hizo a Alejandro darse cuenta del nivel de oficialidad en el que estaba. “Checas la dimensión de lo que se está haciendo para que tú puedas tocar ahí, la logística y todo lo que ve envuelto, ves que es bastante serio. Fue ahí cuando me cayó el madrazo”

Uno de los grandes cambios que la banda experimentó el año pasado fue la salida de su vocalista Amalia Mondragón. A su relevo entró Paulina Reza, que adicionó para el proyecto, y quien en su tercer ensayo ya estaba sobre el escenario en un festival de Tijuana. “Fue ahí cuando supe que era en serio, es un sueño hecho realidad”

Desde muy temprano aquellos que escuchaban a The Chamanas tenían grandes expectativas al respecto, tal es el caso de David Garza, un artista de Austin, Texas, que ha trabajado con personajes como Fiona apple o Radiohead. Él se convirtió en uno de los primeros en impulsar el proyecto, sabía que algo especial comenzaba a gestarse y al parecer no fue el único.

El momento del Grammy

El día que se dieron a conocer los nombres de los nominados al Latin Grammy, los integrantes de The Chamanas se encontraban en Ciudad Juárez, por la diferencia de horarios sus amigos y familiares se enteraron antes que ellos. La noticia les llegó en forma de mensaje de texto, incrédulos dejaron pasar media hora antes de confirmarlo en internet. ¡Era cierto!, pero no pudieron asimilarlo hasta el día de la ceremonia, en la que pisaron la alfombra roja y vieron el video de Ramas presentado por Enrique Iglesias.

Aunque no resultaron ganadores esa noche, saben que una nominación es un reconocimiento grandísimo, más una como ésta, la más importante de la música. Tienen claro que no iniciaron el proyecto con el interés de ganar premios, no hacen música para eso, ni lo buscan. Sin embargo, siempre se han considerado orgullosos del lugar de donde vienen, creen que esta es una manera de representar la música fronteriza y de hacer saber al público que Juárez tiene talento, sobre todo para que se acerquen y conozcan toda la música y las artes que la ciudad ofrece.

Además, reconocen que para los amigos y familiares que siempre los han apoyado fue una experiencia muy bonita, ya que pudieron hacerlos sentir orgullosos y muy emocionados. Saben que es una doble motivación y responsabilidad pues vino en un momento clave donde acaban de grabar El Farol, primer sencillo del disco nuevo, justo en medio del proceso de preproducción, lo que les sirvió de motivación para el material.

Para su segundo material, NEA, trataron de seguir experimentando con sonidos, técnicas de producción, composición y ahora con Paulina en la banda, a tratar de ajustarse a su voz.  En este nuevo material se podrá escuchar esa mezcla de sonidos que los caracteriza, lo fronterizo, pero también lo que sienten sobre el escenario, un poco de psicodelia, rock y toda la energía del público.

Desde el mundo digital

The Chamanas es una banda que está bien plantada en la realidad, sabe que las redes sociales se han convertido en una cuestión trascendental para llegar al público, porque no sólo les permite llegar a la gente que ya los escucha sino a un sector mucho más amplio. Reconocen que el trabajo musical ahora es más individual e independiente, por lo cual no pueden pasar por alto a las plataformas digitales que los hacen llegar a países donde nunca han estado.

“Las redes digitales y las plataformas de audio van de la mano con The chamanas, es un proyecto que está muy clavado con todo lo digital, con todo lo social.”

Más que vivir de la música, tienen como reto seguir creciendo, entienden que como banda independiente deben invertir todo lo que puedan en el proyecto, ya sea en la promoción, en redes sociales o incluso para viajar a las presentaciones donde algunas veces sólo les aseguran el escenario.

Un algoritmo que determina la calidad

Sobre la competencia que existe en las plataformas digitales y que se empata en una misma lista de reproducción, por el mecanismo con el que funciona, a The Chamanas dice no preocuparles. Comparan este fenómeno con el de Instagram, cuyos usuarios presentan fotografías de gran calidad en parte porque los filtros de la aplicación les ayuda, pero que realmente desconocen ese proceso de conocer su objetivo, de cómo enfocar la cámara y tomar una foto realmente espectacular.

“Puedes grabar un álbum desde tu cuarto y estar a nivel mundial”

Consideran que algo similar ha pasado con la música, por el hecho de que ahora es más sencillo de hacer, se puede llevar todo el proceso desde casa y con una sola persona, grabar, subirlo y darlo a conocer a nivel mundial. Pero eso no los desanima, la competencia es lo que los hace esforzarse para hacer un trabajo lleno de pasión y sentimiento, porque no saben si mañana va a salir un The Chamanas diferente que ocupe su puesto, por eso tratan de seguir creciendo a la par de la oferta musical.

Choque de culturas

Los integrantes de The Chamanas crecieron con diferentes perspectivas de la frontera, sin embargo, todos comparten experiencias de la vida desde allá. Todos han sabido de alguien que ha tenido que cruzar ilegalmente, saben que es una práctica común que continúa a pesar de las medidas de seguridad que el nuevo Presidente de Estados Unidos ha implementado.

Comprenden el pánico que se desató después de las elecciones en el país vecino, y aunque no tiene claro si las deportaciones han aumentado, desmitifican que haya una persecución a los migrantes, por lo menos en las zonas donde ellos habitan. Siguen viendo la enorme fila en la línea fronteriza, afirman que la gente sigue viviendo en Juárez y estudiando en El Paso, o viceversa. Para ellos este es un indicador de que del otro lado siguen existiendo muchas oportunidades y que por eso la gente sigue intentando llegar allá.

“Al último los dos países se necesitan”

Sobre la violencia que en 2014 convirtió a Juárez en la Ciudad más peligrosa del mundo, Paulina reconoce que la ha tocado, aunque sea de manera inconsciente, nos cuenta que desde muy niña le enseñaron a ser más precavida y a cuidarse. Pero considera que en México el problema no es de una sola ciudad. Ellos saben que es una de las fronteras más importantes del país, por lo tanto, está llena de muchas oportunidades en todas las áreas, ya sea de negocios lícitos o ilícitos.

The Chamanas ve en Ciudad Juárez mucho más que violencia, ven una ciudad de muchas oportunidades, conocida internacionalmente por sus maquilas, con gente fuerte y buena que llega desde todo el mundo para ayudarte a ser más tolerante.

Prefieren pensar en el choque cultural de la frontera, donde se crece con dos culturas, con dos idiomas, más open mind, donde se piensa de dos maneras distintas, todo lo que se ve reflejado en la música que hacen.

La frontera que los cruzó

Ellos catalogan a su música como fronteriza, no sólo de idioma sino de territorio, reconocen a la frontera plasmada en su disco Once Once, la ven también en NEA. En su nuevo álbum tuvieron la oportunidad de colaborar con David Sitek de TV on the Radio, hicieron una canción que se llama Río, que en algunas partes habla de la ironía de tener un río tan importante en la frontera que básicamente puedes pisar porque gran parte del año no tiene agua.

En su proceso de creación tiene mucho que ver esto y también lo que la banda ha ido viviendo, cosas que los impactaron durante la grabación del disco, como el fallecimiento de la madre de unos de los integrantes y el de NEA, amigo y hermano de la banda (a quien dedican el disco) que falleció a raíz de hechos violentos.  Se nota la unidad que tienen entre ellos, se consideran una familia, viajan juntos todo el tiempo, pasan más tiempo juntos entre ellos del que pasan cada uno con su familia o sus seres queridos, todo ese rollo ellos lo plasman naturalmente en la forma en que componen y producen, en todo su trabajo.

Arte y comunidad

The Chamanas reconoce que les gusta crecer con su gente. Sus videoclips, por ejemplo, los realizaron amigos suyos de Ciudad Juárez, Julio Abad, Mundo Luján y Alejandro Valencia, quienes cada vez hacen cosas mejores, impresionantes. Les gusta trabajar con la gente que está ahí. Su próximo video llamado “Al más allá” lo hizo Persia Campbell, una gran amiga suya. Además, el arte de este nuevo disco lo hizo una estudiante de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) que se llama Samantha Corrales, a quien se le dio toda la libertad creativa, y la portada de Once Once corrió a cargo de un artista de Paco Irigoyen.

De esta forma tratan de impulsar el arte y el talento que hay en la frontera, darlo a conocer, para que la gente se interese. Así es como en los discos les gusta incluir el desierto, los nopales, el día, la noche, va con la esencia del grupo conforme van creciendo, en cuestión de videos y diseño manejan la misma dinámica.

Seguir creciendo

La diferencia entre Once Once y NEA se ubica en que el primero lo hicieron en el tiempo libre que tenían mientras trabajan en el estudio, en un ambiente mucho más tranquilo, sin una agenda determinada, sin ninguna expectativa. Mientras que en el segundo el proceso fue completamente distinto, estaban integrando a Paulina al proyecto durante el proceso creativo y a la vez cumpliendo compromisos, lo que consideran se refleja mucho tanto en la madurez del sonido como en su composición.

Es un disco diferente al anterior, se integra su experiencia en festivales y en todo tipo de conciertos, así como todo el trabajo que se tiene que hacer detrás de cámaras y escenarios, el trabajo de promoción, etc.  Cumplir todas esas actividades y a la vez grabar un disco lo hace un trabajo más maduro, la banda se siente más sólida y la voz de Paulina ya tiene su sello en todo esto.

The Chamanas y la espiritualidad

Para ellos hacer música es algo muy espiritual, tiene propiedades positivas, mencionan estudios que se han hecho sobre cómo la gente puede cambiar su estilo de vida gracias a la música y nos hablan de la musicoterapia como su concepto central. Creen en esa conexión invisible de la música que surge desde la radio o el escenario, que no se puede ver, pero sí escuchar. Algo que se transmite por medio del oído, las vibraciones que hacen que te conectes con la música, les gusta esa sensación.

El simple hecho de rasgar una guitarra, los inspira a crear una melodía, una canción. Consideran que la sensibilidad tiene mucho que ver en esta labor, la música es una puerta que se abre, una cuestión que involucra al alma para generar momentos que vinculen a las personas y que permiten las cosas bonitas pasen.  A partir de ella se pueden generar otros momentos.

Cuando tocan en vivo ellos se vuelven uno con la música, no se trata de una demostración de habilidades sobre el escenario sino de mandar un mensaje para que todos se conecten, para generar nuevas experiencias, donde se puede influenciar en cómo piensa la gente, cómo siente, eso es lo que sucede en vivo, se crea un ambiente positivo en donde todos pueden disfrutar porque los chamanes no son ellos, es la música.

Agradecimientos a Clásico DMX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.