ENTREVISTA EXCLUSIVA con CAMILO LARA – Ritmos latinos

 Por Diana Ávila 

Foto Mariana Bermejo / Amanda Vr

Camilo Lara había viajado mucho con el proyecto “Compass” de la mano de Toy Selectah cuando comenzó a componer canciones con un mismo hilo conductor: los ritmos latinos. Fue en ese momento cuando decidió hacer un disco que fuera el mapa sonoro de la música popular en Latinoamérica. “Disco Popular” es el resultado de su viaje y las cosas que le enamoran del continente; ahora forma parte de su proyecto musical “Instituto Mexicano del Sonido” (IMS).

En cada canción de este nuevo material discográfico, él quería destacar un sabor muy particular. De esa manera encontró a los artistas con quienes colaboró en este álbum, buscando a aquellos que poseen los sonidos que necesitaba y no tratando de imitarlos. Por ejemplo, quería que la canción “Pa la calle” sonara como el sonido de Lorna, reina del dembow, y por eso la buscó.

Otra de las ideas del disco es ver la pista de baile como uno de los pocos lugares donde hay empatía, debido a que toda la gente vibra con el mismo sonido a pesar de sus diferencias.  Camilo menciona que el baile es político, piensa que a través de éste se pueden lograr cambios importantes mediante esa empatía que logra crear sin tener que recurrir necesariamente a las canciones de protesta o marchas.

En febrero empezará su gira, la cual terminará en mayo. Los primeros dos meses se espera que toque en Europa y el resto en el territorio mexicano, así como en Estados Unidos. Asimismo, tocará en el décimo noveno Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino el 17 de marzo del próximo año.

Escena musical en México

Más allá de su proyecto, Camilo siempre se ha preocupado de que exista una escena musical en México, un espacio para creadores. Esa es una de las razones por las que sigue inmerso en “Casete”, disquera independiente que alberga a bandas como Little Jesus y The Chamanas.

“Creo que estamos viviendo un momento de gloria en el país, curiosamente no en política, temas sociales o el país per se. Es un momento en el que están vivos grandes artistas mexicanos plásticos, grandes chefs, músicos y cineastas. Es un momento bueno para la escena creativa”, menciona.

Al preguntarle sobre cómo se acerca a la gente, sobre todo a las generaciones jóvenes que están inmersas en un océano de propuestas musicales que aspiran a ser hits, Camilo menciona que uno hace lo que tiene hacer, a algunos les gusta y a otros no. Él no está interesado si su música se baila en las discotecas o no, él compone porque le emociona hacerlo como forma creativa. Si alguien conecta, es perfecto.

El mensaje que Camilo ofrece con su música es voltear a ver el barrio y pensar que éste es chido. Es ahí donde tenemos nuestras raíces y hay que darles el valor que merecen y no ningunearlo. “Somos un país de muchos prejuicios, todo tiene un calificativo. Creo que de repente nos da pena asumir que somos morenos, que somos de ciertos barrios y que bailamos ciertos ritmos”, comenta.

En cuanto a las bandas emergentes y los artistas independientes, piensa que el posicionarse o ser reconocidos es un proceso laborioso. No obstante, considera que las buenas ideas, tarde o temprano, triunfan. aunque a veces tome décadas. “Lo más importante es encontrar quién eres, tu lugar en el mundo, para conectar con otros que sean como tú”, dice.

Camilo asegura que en ningún momento se ha sentido parte de una escena. Cree que le ha costado más trabajo que a otros artistas alcanzar el lugar donde está porque ha tocado más fuera de México, así que su comunidad se hizo a través de internet. Sin embargo, no considera haber sacrificado algo para posicionarse dentro de la industria musical.

Coco

Otro de sus más recientes proyectos es su colaboración en la película Coco, dirigida por Lee Unkrich y Adrián Molina, en la cual se encargó de la supervisión de la música. Desde hace seis años comenzó a trabajar en ello; fue un proceso largo, de mucha investigación, varias grabaciones y elaboración de canciones.

El resultado es lo que todos podemos escuchar al mirar el filme. El produjo algunos temas, grabó la música incidental y a más de 150 artistas mexicanos. “La película trata todo el tema musical de México. Lo hace muy bien, de una forma poderosa. Es una muy buena película que retoma valores que cualquier niño puede entender. Da gusto mostrar ese México y no el que siempre sale en las noticias”, opina.

Finalmente, comparte su mayor vicio: el ser un comprador compulsivo de discos. Durante muchos años ha comprado discos que ya no tiene espacio para tenerlos. “Creo que debo ir a terapia de eso”, dice entre risas. La música que compra la utiliza para buscar sonidos, por lo que tiene discos de discursos, bandas de niños, efectos especiales, entre otros. Si no fuera por eso, no los compraría. No se considera coleccionista y le parece increíble que todo ahora se encuentre en una nube.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.