Felicidades Guillermo del Toro por tantos sueños compartidos.

Es difícil asociar el amor con alguien que idolatra a los monstruos desde niño. Guillermo del Toro recuerda que desde su cuna miraba la alfombra de la casa de su abuela y le parecía que más que hebras salían pequeños dedos. Tanto miedo le tuvo entonces a las criaturas que se le aparecían que negoció con ellas: si dejaban de asustarlo, él las adoraría por siempre. Cumplió su palabra y ha dedicado su vida a filmar películas sobre ellas, hasta les hizo un santoral con sus diseños.

The Shape of Water es su manifiesto sobre este tema y retrata la historia de Elisa Esposito (Sally Hawkins), una mujer muda, que tiene a su cargo la limpieza de un búnker militar estadounidense. Ella se enamora de un humanoide anfibio (Doug Jones) con el que el gobierno hace experimentos en 1962, en plena Guerra Fría. “Es la película más optimista que he hecho. Su mensaje es que sí se puede encontrar el amor como fuerza. Tiene un final hermoso, posible, que es una declaración de amor al amor y al cine”, explica el cineasta, casado con la directora de arte Lorenza Newton.

Podemos decir que para Guillermo del Toro el Oscar le es indiferente, ha logrado tanto que un reconocimiento así, para nosotros, no es necesario. Para Guillermo, The Shape of Water ya es un premio en sí porque la concibió cuando tenía seis años tras ver La criatura de la laguna negra, de Jack Arnold. Ese día, en su natal Guadalajara, soñó que el anfibio no era asesinado sino que se enamoraba de la chica y casi 50 años después esa carta que escribió al amor y la cinematografía por fin fue entregada.

Felicidades Mexicano Chingon por tantos sueños compartidos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.