El fotógrafo que cambiaba la realidad a corte de tijera

Unas tijeras y una cartulina negra. Estas son las únicas herramientas que Rich McCor necesita para convertir los paisajes y lugares más conocidos del mundo en fantásticas obras creativas. Su trabajo saca una sonrisa a miles de seguidores en Instagram y le permite explorar los lugares más recónditos. Recientemente ha visitado Barcelona, de la mano de Hoteles.com.

La playa de la Barceloneta o el Arco de Triunfo son algunos de los escenarios que el fotógrafo de 31 años ha inmortalizado con su cámara. Pero si un monumento le ha supuesto todo un reto, ese no ha sido otro que la Sagrada Familia. “Me costó pensar en algo original y que pudiera hacer justicia a una obra tan impresionante como esta. Pero creo que lo he logrado, y estoy bastante satisfecho con el resultado”, reconoce a La Vanguardia.

El británico ha logrado hacer de su hobby una profesión, pero ¿cómo ha conseguido que esto fuera posible? Todo empezó hace unos años, cuando trabajaba como publicista en la BBC. Para huir del estrés de su trabajo, acabó convirtiendo su habilidad con las tijeras en uno de sus pasatiempos favoritos. “Me obligaba a estar concentrado y eso, en cierto modo, me ayudaba a desconectar por un rato y a divertirme”, explica.

Así, en su tiempo libre, el artista e influencer recorría Londres y le daba una mirada diferente, transformando el London Eye en una bicicleta o los leones de Trafalgar Square en juguetones gatitos. Para recopilarlas y ver su evolución, decidió abrirse una cuenta en Instagram, donde a día de hoy acumula más de 340.000 seguidores que aplauden su ingenio.

En su tiempo libre, Rich recorría Londres y le daba una mirada diferente, transformando el London Eye en una bicicleta o los leones de Trafalgar Square en juguetones gatitos

Paperboyo improvisa un concierto con sus recortes en el Arco de Triunfo de Barcelona
Paperboyo improvisa un concierto con sus recortes en el Arco de Triunfo de Barcelona (Paperboyo)

Su primera creación fue en el Big Ben, en 2015, y la recuerda con especial cariño. “Con él empezó una nueva vida para mí”, confiesa, pues después llegaron “viajes hasta lugares como Hong Kong, Singapur, Nueva York o Las Vegas”. Próximamente, al artista le esperan Arizona y la calma y el saber hacer del Caribe, aunque confiesa entre risas que le encantaría visitar Tokio.

“Me encanta mi trabajo y soy consciente de la suerte que tengo de poder dedicarme a algo que realmente me gusta”, reconoce. “Me ha permitido conocer a gente maravillosa y me ha obligado a exprimir mi cerebro al máximo. Es motivador tener un reto así”.

“Resulta genial transformar mi mirada del mundo en algo diferente y me parece curioso ver las reacciones de otras personas al ver mis fotografías. Realmente disfruto cuando la gente se me acerca y me pregunta qué estoy haciendo. Cuando se lo explico y les enseño mis imágenes sus caras primero muestran confusión y luego no dejan de sonreír”.

Es evidente que a Rich no le va mal en el terreno profesional. Su creatividad le ha llevado a ser quien es hoy en día y le ha permitido conocer nuevas culturas. “Estoy agradecido, nunca soñé un trabajo mejor”.

Resulta genial transformar mi mirada del mundo en algo diferente y me resulta curioso ver las reacciones de las personas cuando ven mis fotografías”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.