Pablo Neruda, poeta de matices; nueva biografía

El poeta del amor, el escritor del pueblo y el luchador social símbolo de libertad y justicia; pero también el hombre narcisista, el diplomático en ocasiones racista, el fumador de opio y el violador de una joven de casta paria en Ceilán.

Toda la “complejidad” de Pablo Neruda (1904-1973) –“todos sus matices: sus aspectos redentores e inspiradores y sus actitudes más crueles y problemáticas”– está presente en El llamado del poeta(HarperCollins), del estadunidense Mark Eisner, considerada la biografía definitiva del chileno que obtuvo el Nobel de Literatura en 1971.

Resultado de 15 años de investigación, el libro de 625 páginas publicado en inglés el año pasado, busca echar luz sobre las tres dimensiones del autor de Canto general (1950): su poesía, su participación política y su agitada vida personal.

“Fue un hombre de complejidades. Descubrí su poesía hace 24 años y me quedé fascinado. Él siempre fue fiel a lo que creía que era el llamado del poeta; es decir, estaba convencido de que su sentido del deber como poeta entrañaba una obligación social”, afirma, su también traductor.

Pero, más allá de su poesía y de la fidelidad a sus amigos, agrega, Neruda era “un personaje complejo y colosal”. Aclara que este volumen no es imparcial ni hagiográfico. “Quiero explorar las múltiples formas en que el lector puede interpretarlo. Neruda alcanzó su fama como ‘poeta del pueblo’, al tiempo que actuaba como lo que algunos llaman ‘un comunista de champán’”.

El egresado de ciencias políticas y literatura inglesa de la Universidad de Michigan no pierde de vista que el autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924) fue también senador, miembro del comité central del Partido Comunista, precandidato a la presidencia de su país y embajador en Francia.

Confiesa que uno de los actos del bardo que más le impresionó fue la violación que cometió durante su estancia en Ceilán hacia 1929. “La mujer más hermosa que Neruda vio fue una tamil de la casta paria, una ‘intocable’, que limpiaba la caja de lata que había en el fondo de su inodoro sin agua”.

Eisner cita en el libro lo que el propio poeta escribió al respecto: cómo la mujer hacía su trabajo sin mirarlo y él la llamaba sin resultado hasta que una mañana la abordó decidido a todo. “En sus escritos no hay evidencias de que haya cometido otro asalto de esta naturaleza, pero aquí describe su ejercicio de poder y privilegio sin mucha vergüenza. Durante el acto de violación, la percibe como inhumana, un pedazo de piedra”.

Así como este acto cruel, Neruda era capaz de alimentar las ilusiones de su pueblo a través de sus discursos, hacer que los jóvenes se enamoraran a partir de sus versos o de provocar el llanto de cientos de personas en su funeral.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.