Descarta titular del INBA despidos masivos en el instituto

La directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lucina Jiménez, aseguró este domingo a La Jornada que no habrá un recorte masivo de trabajadores en la dependencia ante el ajuste presupuestario que propone el gobierno federal.

Solicitó la tranquilidad de aquellos que prestan sus servicios bajo la modalidad del Capítulo 3000 (por honorarios), luego de que su contrato concluye este 31 de diciembre.

No se preocupen. No habrá ningún recorte masivo en el instituto, lo puedo decir con toda tranquilidad. Tanto museos como personas que forma parte de la vida cultural, no tienen por qué asustarse, reiteró la funcionaria en entrevista al acudir al sepelio de la actriz Rosenda Monteros.

En contraste, a los trabajadores de la Secretaría de Cultura, por conducto del área administrativa, se les informó de viva voz y sin documento de por medio que un número indeterminado de sus compañeros ya no deberían presentarse a laborar a partir del martes primero de enero.

Se les pidió estar en espera de que la institución se comunicara para avisarles si continuarían con la relación laboral, respuesta que podrían darles, de forma tentativa, el 7 de enero. “Es muy preocupante, porque la situación de los trabajadores quedó en un ‘hasta nuevo aviso’”, expresaron a este diario.

Como parte de la notificación se les explicó que revisarían caso por caso, con la finalidad de analizar cuáles son los trabajadores necesarios o indispensables para continuar en la Secretaría de Cultura federal.

Respecto de esa situación, Lucina Jiménez aseguró a este diario que tal medida no aplicará en el INBA y que el instituto operará de manera correcta en todas sus áreas.

“Salvo los casos específicos administrativos que están duplicados –por ejemplo en la propia oficina de la dirección general– en realidad no habrá un recorte general”, sostuvo la funcionaria.

Quiero transmitir (a los trabajadores del Capítulo 3000) que vamos a tener todo el tiempo necesario para analizar esa circunstancia, que tiene muchos años y es compleja. Vamos a tener el tiempo necesario para tomar las decisiones, además, juntos.

Por otro lado, trabajadores del INBA deploraron que tanto la Secretaría de Cultura como la del Trabajo y Previsión Social se han deslindado de su problemática respecto de su forma de contratación.

La Secretaría del Trabajo nos envía a la Procuraduría General de Defensa de los Trabajadores del Estado y la Secretaría del Cultura federal, a reunirnos con el director de Asuntos Jurídicos de Bellas Artes. Ahora resulta que a nadie le compete nuestra problemática, reprocharon los trabajadores, quienes pidieron mantener en reserva sus nombres.

Ante la incertidumbre en la que aún se encuentran cientos de trabajadores de distintas dependencias del sector cultura, y entre las distintas acciones en defensa de su trabajo, se abrió la cuenta en Twitter @conTRATOdigno. Lo que están haciendo con nosotros es una simulación de contratación, explicaron.

En días pasados, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), por conducto de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), emitió un documento en respuesta a un grupo de trabajadores por honorarios del INBA, en el que según dichas autoridades federales la situación laboral de esos empleados es un asunto competencia de la Procuraduría General de la Defensa de los Trabajadores al Servicio del Estado.

Busquen orientación, les sugieren

En el documento se sugiere a esos trabajadores se comuniquen con esa dependencia para recibir la orientación correspondiente, en virtud de que (su problemática) no se sitúa en ninguno de los supuestos que prevén los artículos 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 527 de la Ley Federal del Trabajo.

Los trabajadores enviaron una carta a la titular de la STPS, Luisa María Alcalde, en la que le hicieron saber del precario régimen en el que se encuentran contratados. Le precisaron que cumplen con altas responsabilidades y obligaciones, pero sin tener ningún derecho a las distintas prestaciones sociales. Según los afectados, eso es una simulación de contratación.

La misma misiva fue dirigida a la titular de la Secretaría de Cultura Federal, Alejandra Frausto; a la directora del INBA, Lucina Jímenez; y al presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer.

Por parte de la Secretaría de Cultura la respuesta fue encauzar a los empleados a la Dirección de Asuntos Jurídicos del INBA, cuyo titular, Héctor Domínguez de la Sierra, fue instruido para agendar una reunión, al tiempo que el mismo funcionario recordó a los trabajadores que su contrato concluye el 31 de diciembre.

Una de las cuestiones es que a nosotros nos contratan como prestadores de servicios, cuando en realidad somos trabajadores regulares, insistieron los inconformes.

“Solicitamos la regularización de nuestra situación, pues la institución nos contrata por algo que no somos y de esa forma evade sus responsabilidades para no darnos derechos laborales.

“Planteamos cómo generar, junto con la institución, nuevos modos de contratación digna. No somos ‘prestadores de servicios’, sino trabajadores, que la institución no reconoce para no generar antigüedad (de ahí los contratos de un mes, seis meses o un año), y no dar ningún tipo de prestaciones”, agregaron.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.