Balthus machaca su propio récord con ‘Teresa sobre una banqueta’

Dorothy y Richard Sherwood tuvieron Teresa sobre una banqueta en el salón de su mansión durante seis décadas. La obra de Balthus es una de las piezas principales de la excepcional colección privada de los mecenas californianos. Este lunes se subastó en la puja que abre la temporada de primavera en Christie´s. El martillo cayó en los 19 millones de dólares (16,9 millones de euros), el precio más alto pagado por el controvertido pintor francopolaco. Es el mejor Balthus que ha salido a la venta hasta la fecha.

La última vez que se vio en público esta obra fue en una muestra organizada por el Metropolitan en 2013, titulada Gatos y chicas. En el mismo museo neoyorquino, otra obra en la que Thérèse Blanchard es la musa, titulada Teresa soñando, provocó una fuerte controversia en el mundo del arte tras circular una petición para que se retirara por ser “sexualmente sugestiva”. El Met se plantó y rechazó con rotundidad descolgarla.

Teresa sobre una banqueta, creada en 1939 por Balthasar Klossowski de Rola, muestra a una niña de 14 años de edad absorta en su fantasía mientras posa recostada en equilibrio. En esta no muestra la ropa interior. El valor indicativo que dio Christie´s antes de la subasta era de entre 12 millones y 18 millones. La garantía que tenían de los interesados por el lienzo propiedad del ex presidente del Los Angeles Museum for Art ya anticipaba que el precio sería de récord.

El Balthus era el octavo lote. La puja duró poco más de tres minutos. El precio de salida se marcó en 8,5 millones. De ahí escaló rápido hasta llegar a los 12 millones. Tras un primer empujón, remontó hasta los 14,5 millones. 16,5 millones desembolsó finalmente el nuevo dueño. Un precio al que hay que incluirle la comisión de 2,5 millones que se paga a la casa de subastas neoyorquina.

Balthus es conocido por cómo capta la inocencia de menores en la preadolescencia. Su estilo único combina procedimientos de los viejos maestros clásicos con toques de surrealismo. “Es como una coreografía”, señala Conor Jordan, especialista de arte Impresionista y Moderno en Christie´s, “la pose es delicada, pero el hecho de que tenga estos ángulos y este sentido de movimiento incipiente le da un aire de ambigüedad”.

El pintor no llegaba a los 30 años de edad cuando Blanchard se convirtió en su musa predilecta. La retrató en una decena de pinturas, que se exponen por todo el mundo gracias a colecciones de museos como el Met, el MoMA o el Tate. La subastada es la última de la serie. Como señalan desde la casa de subastas al hacer mención a la controversia que generan las obras de Balthus, sus pinturas proveen una oportunidad para la discusión.

Pablo Picasso adquirió uno de los cuadros del inquietante artista al poco de terminar este retrato, que donó tras fallecer al Estado francés. Se titulaba Los hermanos de Blanchard. Tenía un talento muy refinado y poderoso con el que era capaz de retratar emociones con intensidad. El anterior récord para el artista era de 9,9 millones, de la obra titulada Lady Abdy. Fue subastada también por Christie´s en 2015. Dorothy Sherwood falleció el pasado otoño.

Al Balthus le siguió Arbres dans le jardín de l´asile, de Vincent van Gogh, que se vendió por 40 millones. Lo superó los 59,3 millones por el bodegón de Paul Cézanne titulado Bouilloire et fruits, el precio más alto de la noche. Entre las estrellas se encontraba la escultura Téte de Amedeo Modigliani, subasta por 34,3 millones. Del artista italiano se vendió Lunia Czechowska (à la robe noire), por 25,2 millones. Es el precio que se pagó también por La Lettre (La Réponse) de Pablo Picasso, hasta ahora perteneciente a la colección privada de la princesa Titi von Fürstenberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.