Por Rúben Márquez

Cinco de la tarde, estamos en el estacionamiento del Polyformun de León, Guanajuato. Adrián Maldonado – director de Revista Vicio y uno de mis amigos más queridos – y yo estamos esperando a que el managerde la banda Intocable, Marco Arizpe, nos reciba. Lo veo a lo lejos llegando, hace calor. Se detiene en la entrada de un enorme camión negro, uno de los que se utilizan para giras como casas rodantes. Esverdaderamente imponente.

Nos saludamos y recordamos afectuosamente cuando dirigí el especial de aniversario de los XX años de la banda, hace casi cinco años. En esa ocasión los conocí en situaciones muy distintas, estaban en Universal y filmamos todo un especial en Laredo, en medio de los paisajes fronterizos más icónicos y oníricos que he vivido.

Esos videos que dirigí tienen cerca de 60 millones de views en YouTube, lo cual indica el nivel de alcance de esta banda. Tiempo después decidieron tomar el camino de la independencia y tener control de su sonido, así como de su destino. No es que ellos no hayan sido jefes antes, pero ahora ya es absoluto.

Entramos a su camión, Rick está esperándonos sentado en una mesa al final del camión. Hay una puerta cerrada atrás de él que lleva a su cuarto donde se encuentra su cama; ahí pasa todas las noches del tour. Nos abrazamos y agradezco la oportunidad de platicar con él.

Esta charla estaba planeada para realizarse durante su presentación en el Festival  Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, sin embargo, por segunda ocasión consecutiva, decidieron no acreditar a Revista Vicio después de haber cubierto el evento por muchos años. Por otra parte, a la banda tampoco le otorgaron acreditaciones. El encuentro por fin sucede en este gran camión a unas horas antes de presentar un espectáculo sold out.

Lo primero que necesito saber es cómo fue su presentación en el Vive Latino y la razón por la que decidieron hacer un show así en este momento de la carrera. Rick es muy honesto y me dice:

“Para nosotros era casi un show más. Nos buscaron por medio de nuestro manager y dijimos que . Lo teníamos presente, tocamos la noche anterior en Hermosillo y llegamos directo a tocar. Al inicio para nosotros era un show más de este tour, sabíamos que elVive Latino era un festival muy importante y era una palomita más en el bucket list, pero nadie nos preparó para lo que vivimos. Fue uno de los shows más impresionantes de mi vida.”

No esperaba esa respuesta de una banda como Intocable, cuyos integrantes son guerreros del caminoy tocan frente a miles de fans cada noche. Sin embargo entiendo que no imaginaba el poder de convocatoria del festival y los muchos mundos que ahí conviven.

Intocable es una banda muy particular, eso lo entendí cuando los conocí por primera vez. Ejecutan a la perfección sus canciones, respetan muchísimo su profesión y la gente que disfrutó de su espectáculo en el Vive Latino se dio cuenta. Rick para mí tiene ese tipo de presencia como Liam Gallagher, un vocalista que se para sobre el escenario solo con su acordeón.

No corre por todos lados, no tiene su ego rampa ni platica de la vida o de política con su público. Solohace llorar, bailar y cantar a masas cada vez que tocan éxitos como Todo para qué, Fuerte no soy, Sueña, Coqueta”, entre muchas otras. El traje y sombrero es parte de ser honesto a sus raíces, su origen, pero eso no quiere decir que no estén buscando nuevos retos para su sonido.

Su nuevo disco, Percepción, lo produce la leyenda de la industria Don Was. Para aquellos que no conozcan a Don Was, los invito a ver los créditos de producción de álbumes como Brick by Brick de Iggy Pop, Underthe Red Sky de Bob Dylan , To Be Continued de Elton John , Voodoo Lounge  y Bridges to Babylon de The Rolling Stones, El Equilibrio de los Jaguares de Jaguares, y otros más de 100 discos de leyendas musicales como Joe Cocker y Roy Orbison.

Con este productor de estas credenciales me sorprende que medios en México como Rolling Stone no le espacio a Intocable por no ser su línea editorial. Supongo que es parte de los estigmas que existen alrededor de una banda como ésta, pero considero que a veces se alimentan también de eso y de probar siempre quiénes son.

La anécdota de cómo Don Was llega a Intocable es única. Rick me dice que esta ocasión se permitieronbajar la guardia y soltar las riendas del control casi marcial que ejercían sobre sus producciones. Eran unos enfermos del control como lo describe Rick pero querían hacer las cosas distintas, renovarse como banda y ver qué sucedía. Esa estrategia más laxa los llevó a pedirle a Camilo Lara que los ayudara a contactar a productores. A Camilo le fascinó la idea y mandaron correos a gente como Rick Rubin, DangerMouse, entre otros.

Su primera opción era Gustavo Santaolalla, no obstante él fue muy honesto con ellos contestándoles que aunque estaba muy interesado en el proyecto, su agenda estaba sobresaturada con una película, una serie y su nuevo rol de abuelo. El siguiente en contestar esa ambiciosa lista fue Don Was. Todos los demás productores contestaron que les interesaba pero fue Don quien contestó directamente y quiso hablar con la banda de inmediato.

Las cosas avanzaron muy rápido y decidieron grabarlo en Soundcity en Los Ángeles, en ese estudio legendario de la calle 15456 Cabrito Road, Van Nuys, California donde han grabado discos como Nevermindde Nirvana o Rumours de Fleetwood Mac, entre muchos otros.

Rick me cuenta que ellos entraban a grabar un lunes y el director del estudio estaba muy preocupado porque no estaba el alfombrado terminado, así que salió desesperadamente a buscar quien se lo hiciera en condición de emergencia. Al llegar a una de sus últimas opciones le contestaron, como otros, que no podían hacerlo en domingo, a lo cual preguntaron si había mexicanos en su staff de trabajadores, le contestaron que . La gente de Soundcity pidió hablar con ellos y explicarles la razón de la urgencia. Los mexicanos se enteraron que era para Intocable y sobra decir que ese alfombrado quedó listo ese mismo día.

Don Was fue una fuerza espiritual y llena de aprendizaje para Rick y la banda. Por primera vez en su carrera de casi 30 años y millones de discos vendidos en el mundo, grabaron el álbum juntos. Toda la banda se metió al estudio y tocaron las canciones completas, dejando que todo lo que sucediera ahí fuera parte del disc, algo que antes era impensable. Me dice Rick que la banda, en el pasado, paraba las grabaciones si había una mosca dentro del estudio. Ahora hasta había asistentes dentro y dejaron que fluyera la música.

Para Percepción buscaron a sus compositores de cabecera como Luis Padilla pero también encontraron nuevas voces fascinantes que nunca imaginaron que aportarían o que fueran amantes de la banda. Personajes como Joss Favela, Morat, Pablo Preciado de Matisse y  Wilfrán Castillo tienen canciones en el disco.

La charla con Rick dura muchísimo más de lo que esperaba y como sucede en estas conversaciones, al inicio el clima es casi serio, la dinámica automática o estudiada pero cuando hablamos del disco y de todas las historias de cada canción veo una luz distinta en los ojos de Rick, quien sonríe y extiende sus respuestas. Esas historias se las compartiré en la segunda parte de esta entrevista.

Rick y el manager, casi al final de la charla, se ven con esa mirada de “es casi hora del show. Entiendo que esta entrevista ya llegó a su fin. Fue una charla de más de una hora, así que no fue cualquier entrevista,fue como amigos poniéndose al tanto de lo que ha pasado en sus vidas.

Tenemos también oportunidad de tomar los retratos de la portada en backstage minutos antes de que suba al escenario. El ruido de la gente es ensordecedor. Es sábado, la gente está lista para darlo todo: cantar, gritar, bailar y vivir.

Rick se forma hasta atrás de la fila de toda la banda que se encuentra en las escaleras, a un costado del escenario. Su staff, como si fuera a ir a la guerra, lo preparan: le ponen los in ears, le acomodan el acordeón Gabanelli personalizado con su nombre y le dan las últimas indicaciones técnicas. Es el ritual de cada show.

A Rick se le ve ya listo para subir. Escucho el grito del stage manager: “¡Acción!”. Todos suben en medio de un mar de aplausos. La gente grita, chifla y sonríe.Rick da la señal a la banda y empieza todo el show.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.