Entrevista – RoxRite: Artista y atleta

Por Diana Ávila

Observo cómo Omar Delgado, también conocido como RoxRite, se coloca frente a un mural ubicado en una calle del centro histórico de la Ciudad de México y prepara un movimiento de baile. Está listo para ser capturado por una cámara fotográfica. Intercambia un par de palabras con la fotógrafa, se agacha y espera la señal: coloca su mano izquierda sobre el piso, con la derecha toma su gorro y alza sus piernas al mismo tiempo. Clic, clic, clic, escucho simultáneamente.

Han pasado veinticuatro años desde que Omar comenzó a bailar break dance. Era un niño cuando observó por primera vez este tipo de baile; unos muchachos de su escuela lo practicaban. Al verlos, se sintió motivado y acudió a casa de uno de sus amigos para comenzar a bailar. Desde ese momento no paró y ahora es reconocido como uno de los b-boys más importantes a nivel mundial.

En esta ocasión, Omar viene de visita a México para participar como jurado en la competencia Red Bull BC One, el campeonato más grande del mundo de break dance en la categoría individual. En nuestro país, la eliminatoria a nivel regional será en Puebla. Posteriormente, en julio, se realizará una competiciónnacional de la cual saldrá el ganador para ir a la India y enfrentar a b-boys de diferentes países.

Omar viste una playera azul con gris, un pantalón estilo militar, una gorra gris y calzado deportivo. En su voz y modo de hablar puedo detectar un poco sobre sus raíces. Él nació en Guadalajara pero creció en San Diego, California, lugar donde conoció y conectó con el break dance. A pesar de que no estaba en sus planes dedicarse de lleno a esta actividad, poco a poco el breaking redireccionó su vida.

Su único propósito con el break dance era practicarlo para ser “el más chingón”, relata. Incluso, tenía otros trabajos y ocupaciones. Pero las oportunidades, así como la mentalidad de salir adelante, fueron crecieron poco a poco hasta que logró posicionarse como uno de los b-boys más relevantes en la escena del breaking.

El año pasado, Omar se convirtió en el primer b-boyen lograr un récord de 100 victorias en competencias de break dance. Él comenzó a competir desde 1998, pero no fue hasta el 2002 que, por recomendación de un señor que conoció, empezó a hacer una lista de las veces que había ganado alguna competición. Aunque el propósito era meramente estadístico, con fines de tener datos duros para presentar a los patrocinadores, Omar se dio cuenta que quería hacer algo más, algo que nadie se había propuesto hacer en este tipo de baile.

«Fui el primero que dijo “voy a ganar 100 veces en la historia del baile”. Eso fue en el 2009, cuando llegué aproximadamente a la victoria número 63. Quería crear una estructura de competencia para los bailadores para que tengan algo que presentar al mundo. La estadística es lo que falta en el baile».

Entre risas, Omar me confiesa que no tiene una nueva marca como meta. Practicará algunos años más el breaking hasta llegar a las 115 o 120 competencias ganadas y después se retirará. Los que se queden en la escena del baile podrán crear sus propios retos.

En su agenda más cercana,  Omar tiene planeado seguir entrenando y crear la base de nuevos movimientos para ganar otro mundial. Asimismo, está comenzando un proyecto sobre documentar los 24 años de carrera que tiene en el baile: lo bueno y lo malo que ha vivido, cómo fue llegar a las 100 victorias, sus experiencias de vida y en general  todo lo que le ha sucedido para  llegar al nivel donde se encuentra.

Por otra parte, Omar me cuenta que actualmente se vive uno de los momentos más importantes para el break dance. Este baile que surgió en la década de los años 70 está en proceso de integrarse a los Juegos Olímpicos París 2024; ya pasó la primera fase, será hasta el próximo año cuando se tomé la decisión final. Las esperanzas son muy altas ya que en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 sí se incluyó como danza deportiva al breaking.

«Es un paso muy grande para nosotros, para que el mundo entienda que este baile no fue algo que vino y se fue, o que no sólo es un baile que se observa en los videos de música donde alguien da vueltas con la cabeza atrás de un artista, sino que nosotros mismos somos artistas y atletas. Vamos a llevar nuestra historia, cultura y estilo de vida a las Olimpiadas».

El break dance va más allá de aprender movimientos y trucos para bailar, es un arte muy especial. Lo importante para Omar es conocer las bases, es decir, la historia y todo lo que representa este tipo de baile, sobre todo cuando lo que se busca es adentrarse en esta forma de vida y mejorar cada vez más el baile. Un punto a favor de todos los que están interesados en el breaking es que la comunidad es pequeña y unida, además se puede conocer la base del baile con la misma gente que lo creó porque están vivos.

También, al arte de bailar break dance se agrega el entrenamiento físico y mental que debe tener la persona que lo práctica. En el caso de Omar, su preparación se basa en la experiencia que tiene bailando y en la concentración mental y espiritual. Todo tiene que ser claro, se debe dominar un estilo propio y tener control.

«Tienes que entender los ritmos de la canción y conectar tus movimientos. Saber cómo tener impacto, cómo dominar la ronda y quitar la energía de aquel con quien estás batallando. Hay muchas formas creativas y de estrategia. Debes entender todo eso muy bien para poder entrar a una batalla y dominarla. Si no entiendes eso, sólo lo haces para el show»,  concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.