Daniel Hourdé comparte la obsesión por la muerte

El artista francés Daniel Hourdé, quien trabaja el bronce y el acero en monumentales instalaciones, en las que combina escultura y dibujo, anunció que traerá su obra a México.

El escultor, quien por primera vez exhibirá en el país, aseguró que existen vasos comunicantes entre sus piezas y la escultura mexicana. Hay una correlación evidente entre mi trabajo y la escultura mexicana. En general compartimos la misma obsesión por la muerte y su representación.

Para Hourdé, esta relación con lo mexicano tiene que ver con la manera de tratar a la muerte en sus obras. Mencionó que cuando ve una iglesia encuentra esa relación y la misma intención, pero también halla similitud con el arte popular mexicano.

A manera de ejemplo, compartió que realizó la escultura de un espejo de tamaño natural que es sostenido por dos esqueletos; ahí conjunta muerte y narcisismo.

En entrevista, Hourdé explicó que desea traer a México una reconstrucción de la exposición que se exhibe en la capilla de Saint-Louis de la Salpêtrière; el Museo Tamayo Arte Contemporáneo podría ser una opción, ya que en su espacio podría recrear un recorrido con 10 esculturas.

Reconoció que sus piezas tienen influencia de la escultura precolombina y del periodo colonial hasta la pintura mexicana; adelantó que le gustaría exhibir en México una de sus esculturas más recientes, una barca en bronce, constituida por componentes humanos, animales y vegetales.

A Hourdé le agrada que existan diferentes interpretaciones de su obra. Por ejemplo, para algunas personas la barca puede ser el arca de Noé, mientras para otras es una evocación de los refugiados.

El artista indicó que existe una particularidad en su trabajo: le gusta el juego de confrontar lo abstracto y lo figurativo.

Explicó que en la exhibición de la capilla de Saint-Louis de París hay una instalación de 20 metros de alto con mil 400 dibujos impresos en metal; los dibujos tienen figuras humanas, pero la forma en que fueron colocados los hace casi abstractos, aunque en realidad no lo son.

“Es una estructura metálica con mil 400 dibujos. En la pieza existe una relación entre las partes superior e inferior. Se puede ver de la misma manera el descenso al infierno que el ascenso al paraíso.

En la base hay cierta fijación, porque está guiado por un movimiento obsesivo.

Refirió que todas las civilizaciones, incluso en la cultura precolombina, la forma humana es fundamental, por eso gran parte de su obra es figurativa. La figura humana ha estado presente, ha desaparecido con el movimiento de la abstracción, pero muchos artistas han regresado a ella. Unos más cerca a la realidad y otros tal vez un poco más alejados a lo que es la figura.

Nacido en 1947, Daniel Hourdé estudió en la École des Beaux-Arts de París a principios de la déca-da de 1970; desde entonces ha creado piezas que se mueven entre la pintura, la escultura y el dibujo al carboncillo. Ha presentado exposiciones en Europa, Rusia, África, América del Sur y Estados Unidos.

Hourdé es un escultor que prefiere las técnicas tradicionales, contrario a lo que se hace en la actualidad. Emplea el modelo a la cera perdida, así como técnicas clásicas que pueden ser consideradas restrictivas, pero justamente las utiliza como una forma de transgredir los límites.

Me interesa el diseño y el dibujo del cuerpo; en los dibujos se ve el cuerpo humano de manera figurativa. Son personajes de tamaño natural, incluso más grandes, en formato monumental, que me permite ponerlos en situaciones del mundo en el que otras personas pueden reconocerse a sí mismas.

Sus grandes estatuas de bronce también evocan temas universales inspirados en la mitología.

El artista, cuyo trabajo pronto llegará a México, invita al espectador a interactuar con su obra y sentirla para que tenga su propia interpretación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.