¿Por qué la tapa de los bolígrafos tiene un agujero?

Meterse en la boca la tapa del bolígrafo mientras se escribe con el mismo es quizá una de las cosas más comunes al momento de usar este instrumento de escritura. Si es de la marca BIC, seguramente habrás notado que un pequeño agujero corona esta tapa.

Este agujero cumple una misión vital y no, no tiene que ver con la calidad de la tinta, ni con la punta del bolígrafo. Meterse la tapa a la boca es un acción que dista mucho de ser higiénica y, aunque no lo parezca, también es poco segura. Al introducir la tapa en la boca se corre el riesgo de tragarla y que se atore en la garganta, obstruyendo la entrada de aire y causando asfixia.

Debido a este mal hábito, la compañía BIC comenzó a usar la tapa venteada en todos sus productos desde principios de los 90. El agujero es lo suficientemente grande para que, en caso de que alguien se trague la tapa, se mantenga abierta una vía de aire que impida que la persona se asfixie.

Otro agujero que llama la atención en estas plumas es el que tienen a un costado. No está pensado para salvar vidas, pero sí tu ropa, mochila o bolso.

“Este agujero sirve para igualar la presión que existe fuera del bolígrafo con la que hay en su interior”, explica BIC en su sitio web. Esto evita que si, por ejemplo, subes a un avión, el bolígrafo estalle o que si hay ligeros cambios en la presión, la tinta se salga del depósito plástico y se te chorree.

Otras curiosidades

En 1938, László Biró inventó el bolígrafo, mismo que fue adaptado y mejorado por Marcel Bich, fundador de Bic, en 1950. Esta adaptación se basó en el mejoramiento de la bala (la bolita que deposita la tinta en el papel) y el punto, que es el corazón de los productos de la firma francesa.

El punto es la parte metálica donde va la bala y que va surtiendo de tinta. Está hecho de latón o con plata niquelada. Por fuera parece una pequeña punta de metal, pero por dentro el milimétrico mecanismo forma una serie de canales de entre 4 y 5 micrones, que es una centésima parte de un cabello, para colocar la tinta sobre la bala y ésta sobre el papel.

Si escribiéramos continuamente sobre un papel, la tinta que contiene un bolígrafo de esta marca duraría lo suficiente para escribir entre 2.5 y 3 kilómetros, dependiendo del tamaño del punto, entre más fino se gasta menos tinta.

La empresa es de origen francés, pero su planta en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, es la más grande de bolígrafos a nivel mundial: una de cada tres plumas que se venden en el mundo sale de ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.