El mejor sistema de pensiones del mundo está en peligro

Las tasas de interés bajas récord están obligando al mejor sistema de pensiones del mundo a tomar medidas drásticas para prevenir recortes en los pagos que alguna vez fueron impensables.

Un periodo prolongado de tasas de interés bajas récord o negativas ha ejercido una gran presión sobre los fondos de pensiones en los Países Bajos, obligándolos a alertar a los jubilados que sus ingresos podrían reducirse.

El gobierno holandés está trabajando urgentemente para resolver el problema inmediato, pero la emergencia está alimentando la preocupación en un país donde un aumento en el número de trabajadores jubilados significa que los cambios en las pensiones son inevitables.

Los trabajadores holandeses generalmente han podido jubilarse con una pensión equivalente a aproximadamente el 80% de su salario promedio.

Pero la tensión sobre las pensiones a causa de las bajas tasas de interés ha llevado a hablar de pagos reducidos a los jubilados, o de un aumento de las primas para aquellos que todavía están trabajando, lo que conmociona a una nación que ha llegado a depender de un sistema conocido por su estricta contabilidad y confiabilidad. Casi todos tienen acceso a las pensiones tanto del gobierno como a través de sus empleadores, y los Países Bajos ocuparon el primer lugar en la revisión anual de pensiones globales del asesor de inversiones Mercer en 2019.

Para los fondos de pensiones globales, las bajas tasas de interés no podrían haber llegado en peor momento. Los rendimientos de sus inversiones están a punto de caer justo cuando se produce un cambio demográfico sísmico. Las personas viven más y las poblaciones envejecen, lo que significa que hay menos trabajadores más jóvenes que costear el sistema, para mantenerlo a flote.

Un informe del Grupo de los 30 publicado la semana pasada estima que las principales economías del mundo enfrentarán un déficit de 15.8 billones de dólares en 2050 —un alza respecto a 1.1 billones de dólares en 2017— para proporcionar seguridad financiera a sus ciudadanos en la jubilación. Y eso es utilizando cálculos optimistas sobre el crecimiento económico, los salarios y los rendimientos de las inversiones en pensiones.

“Es una situación extraordinaria”, dijo Shaktie Rambaran Mishre, presidenta de la federación de pensiones holandesa, que representa a unos 200 fondos de pensiones. El martes, el gobierno holandés se vio obligado a proponer una intervención, que Mishre dijo que “crea una paz por ahora”.
Pero, para los Países Bajos, estas son aguas desconocidas. Mishre dijo que tales acciones no han sido necesarias “desde que yo leo las noticias”.

Al borde del abismo

Estos acontecimientos tienen sus raíces no en La Haya, la sede del gobierno de los Países Bajos, sino en las ciudades que albergan a los bancos centrales más poderosos del mundo: Washington, Frankfurt y Tokio.

Los banqueros centrales han llevado a cabo un experimento sin precedentes desde la crisis financiera de 2008. Para impulsar una lenta recuperación económica global, han llevado las tasas de interés a sus puntos más bajos en la historia; en Europa y Japón, las tasas han estado en territorio negativo desde 2014 y 2016, respectivamente. Mientras tanto, los bancos centrales han engullido bonos a través de programas masivos de compra de activos con el objetivo de reducir los costos de endeudamiento a largo plazo.

Años más tarde, los preocupantes efectos secundarios de tales políticas enfrentan un escrutinio creciente. Una consecuencia de las tasas negativas ha sido el impacto sobre los bancos, que tienen que pagar para estacionar su dinero en los bancos centrales en lugar de cobrar intereses. Los ahorradores también han sido penalizados.

Ahora, el impacto en los fondos de pensiones está recibiendo más atención. Estas entidades dependen de los bonos para obtener rendimientos estables para financiar los pagos a los pensionados. Los rendimientos de los bonos de países como Alemania son negativos, lo que los obliga a perseguir rendimientos en otros lugares. En Países Bajos, las estrictas normas contables para calcular los costos futuros —generalmente considerados positivos— significan que los fondos enfrentan mayores pasivos cuando las tasas de interés son bajas. Si no pueden cumplir con sus obligaciones, se ven obligados a reducir los beneficios.

“Con toda probabilidad, tendremos que reducir las pensiones el próximo año, y tampoco luce bien en los próximos años”, advirtió el mes pasado Corien Wortmann-Kool, presidente de ABP, uno de los fondos más grandes de Países Bajos.

El sistema de pensiones holandés tiene dos componentes principales: una pensión estatal de pago inmediato y pensiones privadas en las que tanto empleados como empleadores aportan, y en las que el nivel de las primas a menudo es negociado por los sindicatos.

La mayoría de los trabajadores tienen acceso a ambos, y con los fondos públicos y privados vistos como confiables, están confiados en que estarán cubiertos hasta la jubilación, a pesar de los niveles relativamente altos de deuda familiar. Los activos en los fondos de pensiones en Países
Bajos suman un total de 1.5 billones de dólares, lo que lo convierte en el hogar de uno de los mayores fondos de reservas de pensiones en el mundo.

En tal entorno, cualquier recorte sería sorprendente. El gobierno holandés había pronosticado que aproximadamente la mitad de los pensionistas enfrentarían pequeños recortes de pensiones en 2020.

“Debido a que tenemos tanto dinero, hay un gran interés en mantenerlo seguro”, dijo Tuur Elzinga , quien maneja los problemas de pensiones para FNV, el sindicato más grande de la nación. Dijo que miembros de sindicatos en todo el país habían estado preparados para protestar si la situación no se resolvía.

Bajo presión, el gobierno holandés anunció un plan para mitigar las afectaciones. Wouter Koolmees, el ministro de Asuntos Sociales y Empleo, declaró que el próximo año relajaría algunos de los requisitos sobre los fondos que habrían forzado recortes, permitiendo que se evite la mayoría. La inusual propuesta, que aplaudieron FNV y la federación de pensiones holandesa, será debatida en el parlamento el jueves.
“Es un muy buen paso”, dijo Elzinga.

Una crisis más amplia

Países Bajos se había enfocado en las formas de lidiar con el cambio demográfico, desarrollando un plan para reformar su sistema que se espera que finalice en 2020. Según el plan, el país aumentaría su edad de jubilación a 67 años en 2024. Después de eso, por cada año que aumente la esperanza de vida en el país, los ciudadanos tendrían que trabajar durante otros ocho meses para llegar a la jubilación.

Pero, en el corto plazo, es la emergencia causada por las bajas tasas de interés lo que ocupa un lugar central.

“Es algo que no hemos visto antes a esta escala”, dijo Marcel Klok, economista senior del banco holandés ING. Una creciente falta de confianza en los sistemas de pensiones podría tener un impacto económico más amplio si provoca que los consumidores frenen el gasto, agregó.

Marc Heemskerk, un experto en pensiones de Mercer asentado en Amsterdam, dijo que la tensión se extiende más allá de Países Bajos, señalando a Dinamarca como otro país que podría estar expuesto. De manera perversa, los sistemas de pensiones más estrictos y confiables podrían ser los que enfrenten más complicaciones. “Mientras más garantías tengas sobre tus pensiones, [peor] es el problema”, dijo Heemskerk.

Para los bancos centrales, los problemas de pensiones generan preocupaciones más amplias sobre sus políticas poco ortodoxas en la última década.

El Banco Central Europeo se ha enfrentado a una disidencia sin precedentes desde su reunión en septiembre, cuando anunció que presionaría las tasas de interés aún más hacia el territorio negativo y reiniciaría su programa de compra de activos de casi 3 billones de dólares. Después de la reunión, Klaas Knot, miembro del consejo de gobierno del BCE y presidente del banco central holandés, emitió una rara declaración disidente, llamando a las medidas “desproporcionadas a las condiciones económicas actuales”.

Christine Lagarde, quien comenzó su mandato como presidenta del Banco Central Europeo este mes, es consciente de las preocupaciones sobre las consecuencias de las tasas negativas y se ha comprometido a revisarlas durante su mandato. Sin embargo, desde la perspectiva de los fondos de pensiones holandeses, las tasas dolorosamente bajas no irán a ninguna parte, y es solo una cuestión de si el gobierno puede aliviar el daño antes de que los cambios sistémicos entren en vigor el próximo año.

“Las persistentes bajas tasas de interés son una realidad que obviamente debemos tener en cuenta”, dijo Wortmann-Kool de ABP a los pensionistas el mes pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.