Una República de Lectores, el reto de Paco Ignacio Taibo II

Por Eduardo Mondragon

De acuerdo a estadísticas presentadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geog rafía, la población mexicana lee alrededor de 3.3 libros al año. Además, de 2015 a 2019, el porcentaje de lectores tuvo una disminución del 84.3% al 74.8% en el número de personas que leyeron algún texto considerado por el MOLEC (Modo sobre Lectura del INEGI). encima en el mismo estudio se establece que la mayoría de mexicanos no lee por falta de tiempo o porque simplemente no le interesa.

 

Sin duda es un panorama poco esperanzador, sin embargo, con la 4T, el Fondo de Cultura Económica recibió a Paco Ignacio Taibo II como director, ¿qué mejor opción que un historiador, escritor y periodista para liderar el organismo encargado del fomento a la lectura? En una entrevista precisa y fugaz, el director del FCE nos cuenta sobre sus esfuerzos como nueva cabeza de este organismo. Además de ser un reconocido escritor, periodista e historiador, Taibo también es lector y a esto le sumamos su cercanía con ideologías libertarias, reconoce profundamente lo revolucionario en la lectura.

 

El Fondo de Cultura Económica no se encontraba en las mejores condiciones, sin embargo, el director Paco Ignacio Taibo se esfuerza por llevar el barco de la lectura mexicana a mejor puerto.

 

“El fondo se había anquilosado como empresa, teníamos un desastre en las filiales extranjeras donde se perdían dinero. Había problemas de administración, con un gasto excesivo e inútil por todos lados y existía un vacío muy importante. El Fondo no estaba editando libros de colecciones populares y los necesitábamos para meternos de lleno en la operación del fomento a la lectura que hoy está armada por todo el país. Y en revivir la colección popular para darle un contenido más hacia los lectores.”

 

El FCE requería de un compromiso profundo con su reestructuración, Taibo estuvo consciente de esto y estableció las mejores alianzas posibles todo con el fin de mejorar el estado de una institución tan importante para la lectura en México.

 

“Tuvimos que empezar a modificar por todas las esquinas; Fomento a la Lectura en esta alianza que establecimos desde el primer día entre Fondo de Cultura, Educal y Dirección General de Publicaciones. Hemos venido trabajado juntos en todo este proyecto. Ya los resultados a siete meses son claros, el pueblo ya cuenta con 1 millón de ejemplares en la calle con cuatro títulos agotados. La colección popular ya cuenta con veintitantos nuevos libros, las reimpresiones van caminando, las ediciones Juveniles e Infantiles también están en marcha. Desde el punto de vista editorial, el proyecto de darle cuerpo, forma y empujón a esto ya está en marcha.

Saneamiento de librerías; estamos ahí lentamente. Saneamiento de las filiales internacionales; cambiamos a los directores de ocho de las nueve. Participación en ferias a lo largo de todo el planeta: Nos soltamos sobretodo a cubrir ferias del libro en América Latina y en ciudades de México donde el Fondo no había tenido presencia.

Ahí vamos, y yo diría que vamos muy rápido y muy bien.”

 

El cambio del panorama lector mexicano es muy importante, pues las grandes transformaciones políticas también lo son culturales. El director del Fondo de Cultura Económica está muy consciente sobre las alianzas que se deben establecer y los cambios pertinentes que merece la institución. En las manos del FCE queda la lectura del mexicano, los retos que todavía tiene por delante son amplios y Taibo es consciente de esto.

 

“Logramos la primera batalla, que era bajar el precio de los libros. Tanto de los que nosotros editamos, como de las nuevas colecciones y lo logramos. Bajamos 1,200 títulos a descuentos que van hasta el 70% porque estaban muertos en las bodegas, además las nuevas colecciones salieron más accesibles. Hoy estamos distribuyendo una edición de ‘Canek’ a 30 pesos y Vientos del pueblo cuesta entre 20 y 10 pesos. Creo que esto estimula la llegada de muchos lectores que no podía al libro por razones económicas.

 

Por otro lado, reactivamos la red de Librobuses, se hicieron giras muy importantes, así como de distribución de regalo de libros en comunidades que nos parecía que era obligatorio hacer. Ahora en las próximas semanas nos vamos a las tierras del Río Yaqui en Sonora, a regalar libros a los niños de las comunidades yaquis. Simultáneamente estaremos en la feria de Mexicali, en Monterrey. La idea era cubrir un espacio que había sido abandonado por una política que ve tú a saber… el viejo régimen, de los emisarios del pasado.”

 

De la mano de Paco Ignacio Taibo II, el Fondo de Cultura se renueva en sí mismo para salir de las convenciones burócratas del trabajo para el pueblo desde una oficina del gobierno. No, Taibo sabe que si la lectura ha de llegar al pueblo, habrá que llevársela de primera mano. Y que su papel en la 4T, requiere de un trabajo realmente comprometido con la lectura para la gente.

 

“El día en que llegué dije: El Fondo no se dirige desde unas oficinas en el Ajusco en la Ciudad de México; se dirige en la calle. Y he estado cumpliendo mi promesa, he estado en todos lados que he podido. Hablando con la gente, promoviendo los libros, organizando presencia en lugares donde la había y apoyando ferias. Nuestro apoyo a la Feria del Libro de Oaxaca fue muy por encima de lo habitual, por ejemplo.”

 

El papel del Fondo de Cultura Económica tiene un compromiso con mejorar el nivel de lectura en México, y de acuerdo a Taibo va más allá.

 

“No solo el nivel de lectura, también la calidad de lo que se lee. Abrir la puerta a gente de la tercera edad que dejó de leer y vuelva a leer. Incorporar sectores que no leían. Incorporar jóvenes a la lectura. Ahí vamos y no vamos nada mal, vamos muy bien.”

 

Pero, ¿cómo seleccionar los títulos que llegan a la gente desde el FCE?

 

“Tenemos un comité editorial que se reúne una vez a la semana y recoge opiniones, pero muchas veces el rebote es muy divertido porque llega desde abajo. Llega por un mail que nos manda desde un lector, llega también desde los libros que arriban a nuestras oficinas, llegan desde propuestas que recibimos de editoriales extranjeras. Y el comité lo que hace es establecer un criterio de equilibrio entre las reimpresiones, las revisiones de los libros del Fondo que son muy importantes; la aparición de nuevos libros para las colecciones de filosofía, ciencia, economía, etc. Y por otro lado, la Colección Popular y Vientos del Pueblo. Sumando a lo que ya está funcionando de las ediciones de Infantil y Juvenil.”

 

Su compromiso es legítimo y desde su experiencia conoce la importancia de la lectura para los pueblos en transición como el nuestro con la cuarta transformación. Por otro lado, la literatura también podría verse afectada por esta transición, sin embargo, para Paco Ignacio Taibo aún falta tiempo para conocer los resultados.

 

“Es muy pronto para decirlo, los efectos de grandes movimientos sociales tardan en afectar la literatura que genera esa sociedad. Yo he seguido con gran cariño los trabajos literario-periodísticos de Fabrizio Mejía Madrid, del que pronto publicaremos su nueva novela; cuyo título “El Rencor” me parece lo mejor que se ha publicado en los últimos años.”

 

Aunque es “muy pronto” para reconocer los impactos de la cuarta transformación en la literatura, el maestro Taibo es muy consciente de la importancia de esta expresión artística en los cambios culturales de una sociedad.

 

“La literatura ha sido y será siempre en todas nuestras sociedades un llamado de alerta, una reflexión sobre el contexto, una información que no llega por otros lados más íntima y al mismo tiempo conjuntando la pequeña visión con la grande. La literatura es espejo y reflejo de una sociedad”.

 

Así pues, el nuevo propósito del FCE de mejorar el nivel de lectura y promover una cultura lectora en todo el país da frutos poco a poco en la sociedad. Y los mismos lectores son quienes responden positivamente ante esta propuesta.

 

“Lo que te puedo decir es que cada vez que salgo a la calle me encuentro a decenas de lectores diciendo ‘¡Bien! ¡Bien que bajaron el precio de los libros! ¡Bien por este libro! ¡Bien por esta novela!’ Por abajo hay una reacción fascinante en que la gente ha entendido que el cambio no solo se ha producido a nivel político, sino que se está produciendo a nivel cultural.”

 

Entonces, la literatura será una reacción a toda la serie de cambios que se presentan en el país. Y son los jóvenes un punto de partida matriz para generar apoyar y promover este cambio que va más allá de lo político. En la actualidad los retos del FCE van contra los contenidos digitales, los cuales ofrecen un mundo entero de posibilidades para los jóvenes, el Fondo reacciona de la siguiente manera.

 

“Estamos lanzando una serie de propuestas que tienen eco entre los lectores jóvenes, entre los posibles lectores, entre los que no leían y van a leer. Por ejemplo, todos los miércoles a las 8 de la noche emitimos desde el Fondo un contenido donde damos noticias de todo lo que estamos haciendo. Estamos en la lógica de todo aquello que fomente a la lectura es sano. Ahora estamos a punto de organizar un maratón de un juego de rol donde queremos involucrar a varios miles de jóvenes discutiendo un libro que será: Robin Hood.”

Este es el ataque del Fondo de Cultura Económica contra la falta de cultura lectora en México, apunta a los jóvenes, pues son quienes darán la cara al futuro del país. Además, el panorama actual de la literatura se pinta favorecedor, aunque el director se acababa de bajar de un avión antes de la entrevista y estaba en modo “zombie” asegura:

 

“Tienes que darle tiempo a la literatura para medirle, no la puedes medir de forma instantánea. Lo que sí sé, es que estamos en una gran etapa para desarrollar y desatar una república de lectores. Aunque estamos muy verdes todavía para pedirle a la literatura cosas, estamos viendo qué produce y cómo se refleja en el conjunto de la sociedad.”

 

Con todos los cambios y este futuro prometedor como una nueva República de lectores, la recepción en el extranjero también cambia y de acuerdo al director se trata de lo siguiente:

 

“Hemos revitalizado nuestras filiales, tres de ellas ya no están perdiendo dinero, vamos a tratar de limpiar las demás. Y estamos lanzando una política de coediciones con editoriales latinoamericanas y españolas para que los libros que se editan no lleguen tan caros a México.”

 

Paco Ignacio Taibo II demuestra su compromiso con llevar la literatura a los niveles que carecían de ella, con ferias, estímulos, bajas de precios y demás programas. El Fondo de Cultura Económica cambia para crear lo que el mismo director busca llamar una república de lectores. Pero esto no quiere decir que dejé de lado sus trabajos, la mañana de esta entrevista, terminó su tarea con la primera versión de un manuscrito sobre una historia que ocurrió en los años 40, la historia de la insurrección del ghetto de Varsovia dirigido por unos muchachitos socialistas judíos que representa uno de los grandes momentos de la humanidad. Lo terminó pocas horas antes de hablar con Vicio y de acuerdo al director, espera que esté listo para fin de año. Así, podemos ver que el panorama de los lectores mexicanos está en buenas manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.