Muerte al verano: crecimiento y amor con death metal de fondo

Por Lupita Mejía Álvarez

La ópera prima de
Sebastián Padilla cuya primera proyección viera la luz hace dos años en el Festival de Cine de Morelia, llegó a salas nacionales el pasado jueves 17 de junio. En esta propuesta de coming of age, una ciudad distópica -Monterrey- alberga la historia de un grupo metalero juvenil; la violencia que reina cada rincón hace posible el surgimiento de un inusual romance.

El cast de la película está presente en la video llamada, es con una emoción palpable que los protagonistas de Muerte al verano recuerdan las experiencias del rodaje. Sin embargo, para Padilla su ópera prima representa una satisfacción personal, y es que el guion concebido para reflejar la transformación constante de la adolescencia,contiene elementos personales. 

Dante (Yojath Okamoto) vive en una realidad con altas dosis de violencia -los cuerpos inertes se acumulan en las calles- ya asimilada, es en aquella ciudad plagada de soledades inmensas que junto a sus amigos Román (Joshua Okamoto) y Jorge (Diego Lavalle) conforman una banda de death metal; un universo ajeno ante la realidad fuera del espacio donde ensayan, con un lenguaje musical que remplaza al real. Ante el coma en el cual se encuentra el hermano de Dante, la aparición de Lucy (Ana Valeria Becerril) trastoca completamente la dinámica grupal, creando rivalidades y sentimientos encontrados ante el inesperado enamoramiento del protagonista.  

La cinta es un gozo visual, en ocasiones la estética -que asemeja un video musical- pareciera gritar todo lo que los protagonistas retraen. Su utilización no es un mero accesorio de soundtrack, pero consecuencia de una planeación, en palabras del director “creo que el amor joven es sumamente musical y para retratar esa emotividad no podía imaginarla de otra manera. […] la música enaltece la historia, no parodia el género ni lo sobre utiliza es una relación cuidadosa.” Para Padilla, el amor adolescente “es en ocasiones una ridiculez patética” que va de la mano de distintos géneros, como los que se exponen a lo largo de la película. 

Para los actores, este elemento fue igualmente un apoyo principal para la construcción de sus personajes. Interpretar una historia de crecimiento y descubrimiento, conllevaba también un dominio de los instrumentos, por ejemplo, para el actor Diego Lavalle -el bajista del grupo- resultó ser un trabajo de aprendizaje “la producción estaba interesada en que tomara clases y me familiarizara con el instrumento, eso me hizo estar en el mood del personaje. Tal vez tengo en mí un músico frustrado.”, declaró Lavalle.

Y es que, en un contexto de una urbanización grisácea, sin mayores distracciones o esperanzas, los personajes de Muerte al verano buscan constantemente una distracción. Las referencias al cine estadounidense, así como la patineta son recursos para evadir lo que está a su alrededor, sobre esta añoranza por algo más, Ana Valeria Becerril comentó “están creciendo en un contexto que no los deja ser y que pareciera jugar todo en su contra, pero aun así deciden tocar metal y enamorarse, eso los hace personajescomplejos y no víctimas.”

Es mediante Lucy que Dante experimenta por primera vez el amor. Con la disyuntiva de evadir sus sentimientos al tratarse de la novia de su hermano, el protagonista evidencia suenamoramiento mediante escenas con luces doradas que iluminan sus interacciones con Lucy; haciendo sus encuentros más íntimos y románticos. Para la actriz, Lucy es un protagónico que se encuentra entre dos espectros “aunque sea esta chava aparentemente desapegada y ruda, busca validación y cariño […] ser la manzana de la discordia entre Dante y Román la enaltece, a ella le gusta la sensación de peligro.” 

Uno de los aciertos de la película es la complicidad entre el cast. Yojath Okamoto y Joshua son hermanos que han trabajado previamente, e integrarse fácilmente en esta nueva producción fue un acto natural. Para Yojath la familia que se formó con el equipo de producción hizo de Muerte al veranouna experiencia aún más valiosa e interesante todos teníamos en común el querer hacer un trabajo interesante y digno de verse. A partir de ahí se reflejan las relaciones que generamos dentro de la ficción.” 

Los retos para los intérpretes Ana Valeria, Yojath, Diego y Joshua se conforman a partir de evitar crear clichés, sobre la concepción que ya se tiene sobre los grupos de metal. Aunque la estética no modifica en gran medida lo que el cine ha establecido de este género, es mediante la personalidad que el giro distintivo dará sorpresas al espectador. 

Para Joshua Okamoto, actor egresado de CasAzul que interpreta a Román -el rival por el cariño de Lucy contra Dante- la formación teatral impactó en su trabajo cinematográfico, la escuela -CasAzul- es una gran base, el teatro me ha dado bases muy sólidas para construir mi carrera y en este caso, para dibujar a Román.” Éste, su primer protagónico, lo define como un “acto de fe” por parte de Sebastián y el resto del elenco, la oportunidad propicia para caminar al mismo ritmo todos los involucrados y decierta manera, “descubrir las patas de la película, con mucho amor.”

Todos los actores coinciden en la grata aventura de esta ópera prima. Con una recepción benévola en el Festival de Cine de Morelia, Sebastián Padilla y sus adolescentes metaleros se muestran esperanzados de posicionarse como una opción para el público mexicano. Proyectándose en la Ciudad de México y Monterrey, Muerte al verano, es un coming of age contrario al que las comedias románticas tienen acostumbrados al público; una cinta que definirá la bienvenida de Padilla al cine, así como la carrera de los nuevos rostros del gremio actoral nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.