La fusión de dos países en la gastronomía

Por Fandi Zapién

Hacer un sueño realidad es difícil, pero dos, es casi imposible. Con una larga trayectoria musical como guitarrista de División Minúscula, Ricardo Pérez destaca ha logrado realizarse junto con un grupo de jóvenes de Matamoros, Tamaulipas, muestra el talento del norte del País. Pero ahora, explora en otros lugares para explotar un talento que estaba descansando y que hasta hace algunos años era desconocido.

 

Cuando Ricardo decidió abrir su propio negocio, se remontó a su infancia y a sus inicios en la banda, el futuro era incierto y no estaba seguro de que pasaría con su vida como músico. La pasión por la comida siempre estuvo presente y fue fundamental al momento de abrir Luci’s BBQ, su restaurante especializado en fusionar la Texas BBQ con elementos de la cocina mexicana para lograr la mejor comida ahumada.

 

“El BBQ tejano siempre me ha gustado mucho, el brisket es algo muy importante en mi vida desde que mi mamá lo hacía en Navidad. En mi casa preparaban pavo, pero cocinaban más brisket y mucha gente de la frontera lo hacía porque era muy barato en los años 80 y 90. Comprabas una pieza de brisket, cenabas y te quedaba para hacer tortas dos semanas. Es un gusto personal porque que significa algo para mí y de dónde vengo”.

 

“Siempre tuve una pasión por la comida. Desde muy pequeño me gustó cocinar e incluso mi familia tuvo comedores industriales en fábricas, vendían comida corrida. Siempre me ha gustado cocinar porque siempre me ha gustado comer. Pero todo inició cuando División Minúscula sacó el primer disco Extrañando Casa y la banda decidió tomarse un break. Mi familia ya vivía en McAllen, Texas y me fui a trabajar allá un tiempo en una cadena de restaurantes de comida Tex-Mex, ahí aprendí a hacer de todo, desde las tortillas, hasta calcular cuántos kilos de masa utilizar y cómo usar la maquinaria. Trabajé ahí alrededor de un año, después manejaba la mercancía de los cinco negocios. También me iba a la barra, ahí conocí mucha gente y me empezó a interesar. Y más que gustarme, me empecé a encontrar, me di cuenta que la gastronomía no era un hobby, sino algo muy interesante de la vida”.

 

Pero la música nunca ha dejado de ser parte fundamental, cada etapa de su vida fue marcada por un disco, así también fue el crecimiento personal.

 

“Antes de hacer Defecto Perfecto estaba a punto de tener a mi niña, ahora va a cumplir 14 años. Íbamos a sacar el disco y me fui a vivir a Coahuila. Me salí de la banda un tiempo por razones emocionales, radicaba en ciudad Acuña, frontera con el río, ahí había esa tendencia del ahumado. Usualmente, eso se da en el centro de Texas, la frontera de Tamaulipas, Coahuila y un poco por Chihuahua.

 

Me empecé a clavar porque lo había probado en mi casa cuando mi mamá compraba el brisket, ahora ya es moda en México. Cuando íbamos a comer a Texas o algún lugar de Estados Unidos siempre llegábamos a dónde la comida era hecha por ‘gente morena’ y cocinaban cabrón, me acordé de todo esto cuando compré mi primer ahumador”.

 

Ricardo es fundador y dueño de Luci’s BBQ, un negocio que empezó en casa, y al ver el impacto que estaba teniendo decidió llevarlo más allá. A pesar de las adversidades de la vida y el cambio de locación a la ciudad de Monterrey, Nuevo León, la idea de reabrir el local sigue presente y con oportunidad de expandirse a otras zonas para llevar su fusión gastronómica a paladares de la República Mexicana e incluso Estados Unidos.

 

“Estoy planeando la nueva locación para Monterrey, es muy probable que la marca se pueda venir a Texas, porque acá tengo familia, he recibido propuestas en Quintana Roo y Tijuana. Este negocio de comida se basa en mí. Soy el que ahuma y hace las salsas. Toda la idea de Luci’s BBQ es una mezcla de la técnica de la comida texana con ingredientes mexicanos”.

 

Para llevar a cabo el proceso de selección de carne, la calidad es crucial, es muy importante ofrecer lo mejor para que los clientes se queden ese sabor. Vivir y formar la base del restaurante en Matamoros tuvo sus ventajas, porque convivir en una comunidad binacional ofrece acceso a más variedad de productos que en otras zonas de ambos países no se obtienen.

 

“En los supermercados de Texas están las marcas que se dedican a criar ganado para que se convierta en brisket. Cuando vengo para acá procuro comprarla para eventos y catering. Para mí y por estándar siempre es mejor comprar la carne de este lado porque en Texas crían la vaca para eso.

 

Me baso mucho en la calidad de la carne, he estudiado un poco sobre la crianza de ganado y trato de ser cuidadoso, la verdad es que a veces prefiero no ganar o simplemente no hacer la carne porque no está chida, así la gente no se queda con una mala percepción de la cocina. Soy picky con la carne por los clientes, me gusta que se lleven lo mejor”.

 

Crecer en la frontera influyó en el giro del restaurante. Ricardo quería un concepto innovador. A pesar de que en Monterrey se encuentra la base del negocio, Matamoros es una pieza fundamental, pues hasta el uso del mesquite está relacionado con la ciudad y las costumbres fronterizas. Incluso en las mezclas para hacer salsas y la ketchup,sustituye las compras en supermercados y crea los productos de raíz para dejar su firma en cada bocado.

 

Además de Luci’s BBQ, Ricardo tiene otro proyecto en standby, el cual trata de rendir tributo a la cocina de humo que cada vez gana más popularidad en el País.

 

La Nueva Orden Mexicana de Humo es una organización, o culto a esta disciplina que reúne gente de todas partes del mundo, para que a través de videos puedan conocer el proceso para llegar a esa deliciosa carne ahumada. Pero lo interesante es la manera en cómo se presentan, con tomas oscuras y tracks pesados de fondo creados por Ricardo, intrigan. Los videos de La Nueva Orden han sido compartidos por varios sitios de internet importantes, y su página de Facebook ha ganado miles de likes.

 

“Es un proyecto que hice con un amigo para impulsar la cultura del ahumado en México. Me gusta mucho leer sobre ocultismo, metafísica y magia, entonces hicimos un tipo de logia o culto al ahumado, hacemos videos por recreación y van de la mano con Luci’s, porque el proceso de ahumado se convierte en un ritual personal. Con la Nueva Orden Mexicana de Humo recibimos muchos views y likes, tenemos mucha audiencia europea y asiática”.

 

A pesar de que la gastronomía es uno de los atractivos más grandes de México, mantenerse como un establecimiento relevante es complicado. Además de estar en una de las bandas más representativas del rock mexicano de las últimas décadas, Ricardo ha tenido que adentrarse en el mundo de la comida para situar a su restaurante como un lugar representativo del ahumado.

 

Al establecer su negocio en Monterrey se dio cuenta de la gran cantidad de establecimientos que existen, en una de las ciudades más grandes del país, ganarse un lugar no es tan sencillo. Aunque tenga otros proyectos en puerta, volver un negocio algo redituable toma dedicación y tiempo.

 

“En Monterrey hay más negocios de comida que demanda. Me he dado cuenta que están poniendo unos arriba de otros. Creo que es muy difícil, conozco gente que tiene mucho tiempo en la gastronomía y me dicen que se han tardado 20 años en lograr lo que yo he hecho en tres. Cuesta mucho trabajo combinar la tocada, porque me he subido al avión apestando a mesquite, aunque me bañe tres veces. Me ha tocado ir cansado y estar durmiendo en el escenario, pero más que un negocio es un gusto personal. A fin de cuentas, si te impulsas, te empeñas y te aferras por lo que quieres en algún momento se remunera”.

 

Hay muchas cosas que caracterizan a México, pero la comida es un elemento muy importante que se reconoce y reproduce en otras partes del mundo. Cada lugar del país tiene algo diferente que ofrecer, se está tratando de darle ese reconocimiento, pero el malinchismo juega un papel importante en la vida del mexicano y romper con esos paradigmas se vuelve complicado cuando se habla de comida, sobre todo en la frontera, en donde está la competencia con los países vecinos y sus particularidades.

 

“Creo que la gastronomía mexicana está pasando por un momento súper interesante. Tengo amigos chefs que son muy buenos, he aprendido mucho de ellos y México tiene una gastronomía increíble. Un solo estado tiene comida más variada que un país completo. Cada sitio tiene algo muy peculiar, y para mí, la gastronomía mexicana es la más chingona del mundo”.

 

Estaría chingón apoyar la cultura del ahumado mexicano, la cual ha estado aquí toda la vida. Es un proceso de cocción ancestral y tradicional. De hecho, el malinchismo no solo está en la frontera, afecta bien cabrón cuando la raza se vuelve malinchista. En Monterrey lo he visto, aunque la gastronomía mexicana pelea por un lugar, sí afecta mucho. Espero que los mexicanos aprendamos y valoremos un poco más nuestra gastronomía, porque si no ponemos en pro del país, se puede romper esa barrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unable to load the Are You a Human PlayThru™. Please contact the site owner to report the problem.